Tomás Casado, un socio con honores de ‘Adelantado’

El Club ASTURmanager vuelve a estar de enhorabuena, pues uno de sus socios, Tomás Casado, presidente de IMASA  ha sido condecorado esta Semana Santa con el galardón “El Adelantado de Avilés” por la Cofradía de El Bollo. Montserrat Martínez, como presidenta del Club acompañó a Tomás Casado en un día tan significativo en nombre de ASTURmanager.

4884d3b5-3a7b-4c5e-8267-112816236a49

La Cofradía de El Bollo quiso galardonar a Tomás Casado con este reconocimiento por su destacada trayectoria profesional y la creación de un “laudable grupo empresarial”, fuente de numerosos puestos de trabajo en la Comarca de Avilés y su implicación en proyectos culturales y sociales.

Desde estas líneas queremos felicitar a nuestro inestimable socio Tomás Casado, también reconocido por este Club con el Premio ASTURmanager en 2011.

Anuncios

Hacia la impresión 3D de tejidos y órganos.

El Club ASTURmanager, dentro de las celebraciones de su 25 Aniversario, organizó en colaboración con la Asociación de Amigos de Laboral Centro de Arte una conferencia impartida por el profesor de Bioingeniería de la Universidad Carlos III de Madrid, José Luis Jorcano, que bajo el titulo Bioimpresión 3D de tejidos y órganos:un paso hacia la fábrica de órganos del futuro”,  ofreció una visión científica del futuro de la biomedicina. 

Jorcano, que actualmente trabaja en la impresión 3D de piel humana, aseguro durante su ponencia que en el plazo de 10 años se podría afirmar, con seguridad, que seremos testigos de la impresión en 3D de órganos humanos. Suponiendo esto un importante avance para la ciencia y la raza humana.

Tras la conferencia, a la que asistieron socios, profesores universitarios, e invitados del ámbito de la ciencia de Asturias, se abrió un tiempo de coloquio en el que participaron la directora de Laboral Centro de Arte, Karin Ohlenschläger, la presidenta de la Asociación Amigos de Laboral Centro de Arte, Montserrat Martínez, y Belarmino Feito, presidente de ASTURmanager, junto con el resto de miembros del público.

IMG_9385

SABINO, UN HOMBRE CORRIENTE QUE SE SALE DE LO CORRIENTE

Francisco García, director de la edición de Gijón de La Nueva España y amigo personal de Sabino García Vallina, presidente de TSK y Premio ASTURmanager 2017, nos ha hecho llegar la semblanza que realizó para este empresario el día  de la entrega del Premio. 

 

 

“De un tiempo a esta parte, a Sabino García Vallina todo se le vuelven premios y reconocimientos, que el asume con cierto rubor y sonrojo, pues es hombre reservado que huye, en la medida de lo posible, del escaparate público y del ruido mediático. La discreción y la humildad son paradas indispensables de su hoja de ruta diaria, como atestiguamos los que gozamos de su amistad.

Se trata por lo general de galardones que premian una trayectoria profesional intachable; el emprendimiento permanente de un nativo de Celles, aldea del concejo de Siero, que ha llegado a lo más alto en el mundo empresarial, al frente de una empresa, TSK, con un millar de empleados, cuya facturación rondará este año, si no los supera, los 1.000 millones de euros.

Mil millones de euros con mil empleados se antoja el milagro de los panes y los peces en versión asturiana. Es la parábola escrita en balances y números por Sabino García Vallina, de quien cabría pensar que en alguna caja de seguridad secreta de su empresa esconde el santo grial del éxito, el salvoconducto que le ha llevado de jefe de proyectos de la compañía Electricidad Goyarrola Díaz Álvarez  en 1969, a presidente de uno de los grupos empresariales más prósperos del país medio siglo después. Pero no se trata de suerte, ni de buena estrella; detrás de TSK hay miles de jornadas  de trabajo, de horas perdidas al sueño, de decisiones arriesgadas, de enormes aciertos y seguramente también de algunos desaciertos y muchos sinsabores…  Podría decirse que Sabino es el capitán general de un ejército de profesionales, mayoritariamente nativos de esta región, que parecen los “cascos azules” de la internacionalización empresarial asturiana, puesto que están desplegados por tres cuartas partes del planeta con el cumplimiento de su cometido profesional por bandera.

Pero no es de ese Sabino, cuyos méritos empresariales todos ustedes conocen y otros han glosado y glosarán, a quien quiero dedicar estas palabras. Si no al paisano, al amigo.  No al empresario de tiros largos y extensa trayectoria, sino al personaje de carne y hueso, al más cercano, el de las distancias cortas, el hombre desprendido y generoso que te abre las puertas de su casa y que participa, discretamente, en obras sociales. Cuando yo le conocí en persona, hará unos cuatro años,  acababa de comprometerse a financiar las becas sociales de comedor del Real Grupo de Cultura Covadonga.  Hablo también del compañero de tertulia gastronómica que prefiere el plato de cuchara a las “delicatesen”, la carne al marisco.  Del patriarca de una saga que va camino al menos de igualarle.

A Sabino le salta un brillo acuoso a la mirada cuando alude a su pasado más lejano, al humilde origen familiar, al territorio de la infancia, al recuerdo de su padre. Quienes le conocemos sabemos bien cuáles son las prioridades de este hombre sereno y a la vez inquieto, las cosas a las que otorga principal relevancia: una es su familia y sus nietas; la otra, la sabiduría de que todo lo que es hoy se lo debe a las enseñanzas de sus padres, Ovidio y Enedina. Todo lo que el enorme empresario ha amasado en estas décadas –no sólo fortuna, también prestigio social, capacidad de influencia, incluso mecenazgo– se antoja un homenaje a sus ancestros, el de aquel niño que antes de ir a la escuela ayudaba en las labores de la tierra; que estudió bachillerato en Pola de Siero y cursó ingeniería especializándose en electricidad, en la vieja Escuela de Peritos de Gijón; al que le inculcaron desde crío la cultura del sacrificio y el esfuerzo.

Un pajarillo que no ha podido estar hoy aquí, seguramente por los achaques de la edad, me ha contado que en Celles, cuando Sabino era niño, había muchos pobres pidiendo por las calles; y que la abuela solía darles posada. Algunos dormían en la tenada y el pequeño les acompañaba hasta allí con un farol de mecha, les hacía compañía y con ellos conversaba. Uno de ellos profetizó que ese niño generoso “sería algo el día de mañana”.

Les voy a contar otro secreto. Sabino se ha aficionado, de un tiempo a esta parte, al estudio de la pintura asturiana. Y de entre los artistas pictóricos de la región profesa profunda admiración por Piñole, de quien posee la, sin duda, mejor colección privada de este autor que existe.  Cuando Sabino muestra a los amigos su pinacoteca no se detiene en este o aquel cuadro de Piñole, habiendo como hay dónde elegir. De inmediato conduce sus pasos hasta un pequeño “sancta sanctorum”, a un discreto altar donde se encuentra enmarcada una vieja foto en la que el homenajeado de hoy aparece junto a su padre, tomada cuando el empresario de éxito tendría a lo sumo siete u ocho años.  Esa vieja imagen es su mayor tesoro, es como una muestra en color sepia de ADN, el cordón umbilical que le mantiene unido a unos orígenes que no olvida y de los que nunca ha renegado; más bien al contrario: los reivindica con energía, sin aspavientos.

Sabino, en pantalones cortos y con una chaquetilla como de fieltro, aparece junto a su progenitor, también de chaqueta y con una delgada vara en la mano derecha. En medio de ambos, una vaca lechera. La instantánea está tomada en el mercado de ganado de Pola de Siero y que el protagonista la muestre con orgullo dice mucho de lo que queda en él, hombre de mundo, de buen aldeano. De alguna forma en Asturias todos procedemos de la aldea. ¿Qué es acaso esta región más que unas pocas ciudades en medio de praos?  ¿Alguien duda de que sin tetas de vaca no hay paraíso natural? ¿Que el medio rural asturiano más que una ocupación merece preocupación? Ahora que se reivindica con desmedido interés –puede pensarse que por oportunismo político- la oficialidad de la llingua, en las escuelas debería enseñarse términos en desuso, como reciella, andoscas, sextaferia o vecera para que nunca se pierdan, como se están perdiendo rebaños enteros de cabras y ovejas. Cada vez más asturianos saben navegar por internet pero cada vez menos saben elaborar queso. Por cierto, no le pidan a Sabino que les responda a un Whatsapp…

Entre otras muchas cosas, es también hombre de oído atento. Habla menos que escucha, aunque cuando toma la palabra la rotundidad es implacable.  De manera que no he querido hablarles de un empresario triunfador, sino de un hombre corriente que se sale de lo corriente, al que ya solo le falta que del TSK Roces, el histórico club de fútbol que patrocina, le salga un Cristiano o un Messi. O al menos un centrocampista de talento que reparta juego y dé tardes de gloria en El Molinón a su también querídisimo Sporting.

Muchas gracias por su atención y disculpe el homenajeado si por exceso de cariño y admiración he pecado de imprudente o de incauto.”

 

Ahora o Nunca

La transformación digital es un reto que debe asumir las empresas asturianas para no perder el tren de la competitividad. Fue Silvia Leal, asesora de Estrategia Digital de la CE, la que el pasado 5 de octubre, a través de una conferencia, trasladó a los socios y amigos del Club ASTURmanager, cuales son las principales medidas que los empresarios debe comenzar a adoptar en sus empresas para abordar la cuarta revolución industrial.

Silvia Leal-2

La digitalización es una revolución que debe asumir las empresas cuanto antes. La diferencia de no afrontar este reto es notable. Aquellas empresas que no lo hagan, quedarán fuera del mercado. Perderán el tren de la competitividad advertía Silvia Leal. Pero muchos de los asistentes se preguntaban…”y ¿por dónde empezamos?” Pues una cuestión importante es la motivación y la formación del capital humano de las empresas. Son pieza clave, como también lo es mantener más vivo que nunca el espíritu emprendedor y más aún el innovador.

Silvia Leal-3

Durante cerca de 45 minutos, Silvia Leal logro enmudecer a un público entregado y ansioso por saber que es esto de la digitalización. Jóvenes, profesores, empresarios, estudiantes, todos siguieron con atención la información que Silvia iba contando. En un Aula Magna abarrotada cedida por al Escuela Politécnica de Ingenieros de la Universidad de Oviedo,  tras la conferencia, se dio paso a un coloquio con muchas preguntas del público que entre el Presidente de ASTURmanager, Belarmino Feito, Silvia Leal, y el Delegado de Coordinación y Estrategia de la Universidad de Oviedo, Xabiel García trastaron de responder.

Silvia Leal-5

La Educación, clave para forjar a los líderes empresariales del mañana

A nadie se le escapa que estamos viviendo en la era digital, no solo en nuestro trabajo, también en la enseñanza que está recibiendo nuestros jóvenes. Atrás ha quedado una clase particular con libreta, pizarra y un horario fijo. Ahora los niños deciden cuando quieren tener esa clase y cuando la necesitan a tan solo un golpe de clic en el ratón.

ASTURmanager, en la celebración de su 25 Aniversario, ha querido establecer una serie de conferencias que permitan a nuestros socios e invitados comprender que no se debe perder el tren de la digitalización. O nos sumamos a la cuarta revolución industrial o nos quedamos fuera, acatando terribles consecuencias.

Por eso, el primer paso ha sido empezar desde abajo. Desde la educación. Y lo ha hecho de la mano de David Calle, reconocido youtuber español y finalista de los Teacher World Price , o lo que es lo mismo, los Nobel de la Educación.

El pasado 16 de junio, David Calle, ingeniero de telecomunicaciones, nos explicó como, tras haberse quedado en el paro, reinventó su carrera dando clases particulares, primero presenciales, y después a través de Internet, para acompañar a sus alumnos en todo momento. Su labor es reconocida en todos los países de habla hispana, y también está cruzando fronteras adentrándose en países de oriente medio.

IMG_1624

Alumnos, profesores, empresarios, universidad…, nadie quiso perderse esta experiencia vital donde David Calle ilustró y opinó sobre como afrontar la enseñanza y educación de nuestros jóvenes, sin miedo y en una nueva era que no tiene viaje de retorno.

13.700 euros para Camboya

Un año más el Club ASTURmanager celebró una cena benéfica, que en esta ocasión tenía como fin recaudar fondos para la labor que realiza en Camboya Monseñor Obispo de Battambang, Enrique “Kike” Figaredo y SAUCE Ong que respalda su labor.

_MG_1618

 

Gracias a la aportación de unos generosos patrocinadores y la participación de más de 140 personas a la cena, el Club ASTURmanager pudo recaudar 13.700 euros que estarán destinados a un proyecto de agricultura y medio ambiente para el pueblo de Tahen, en la provincia de Battambang, a partir del cual sus habitantes podrán diversificar las especies a cultivar para su abastecimiento y la mejora de su dieta nutricional. El proyecto ayudará también a los habitantes de esta localidad camboyana a aprender y comprender la necesidad de luchar contra el cambio climático, y a dotarles de capacidad para crear una estructura de trabajo y gestión que permita obtener ingresos y garantice la sostenibilidad económica.

Durante la cena benéfica, el Club ASTURmanager quiso reconocer y homenajear a Monseñor Enrique “Kike” Figaredo por la labor que realiza en Camboya desde más de 30 años, motivo por el que le fue impuesta la insignia de oro y brillantes del Club.

_MG_1633

Consciente de la extraordinaria labor que SAUCE Ong y Monseñor Enrique “Kike” Figaredo realiza en Camboya, nuestros socio Jorge Morán, presidente del Grupo Comunicalia, a través de su filial de ropa infantil Quiquillo, donó 1.000 kilos de ropa infantil valorada en 1.540€.

Ascensores de Premio

El Club ASTURmanager vuelve a estar de celebración, por eso a través de estas líneas queremos felicitar a nuestro socio TRESA, y por ende a su presidente Gonzalo Suárez, que recibirán en los próximo días el Premio Impulso Empresarial 2016 a la Internacionalización, puesto que la compañía ha aumentado progresivamente sus cifras de exportación, que en los dos últimos años han experimentado un crecimiento superior al 30%.

tresa_logo

Este premio, que anualmente concede el IDEPA, valora la capacidad de TRESA para posicionar sus productos en mercados extranjeros muy competitivos y con alta concentración de multinacionales. De igual forma, reconoce la integración de la innovación en su estrategia de internacionalización, incorporando nuevas tecnologías que le han permitido ampliar su catálogo y mejorar sus prestaciones. El IDEPA en su fallo valora además que los productos de TRESA cumplan con los variados requisitos técnicos y de calidad exigidos en varios países.

Nuestra más cordial Enhorabuena a esta empresa familiar y socia de ASTURmanager por contribuir con su capacidad y talento en el desarrollo de una Asturias más competitiva.